18 de mayo de 2015

ÁLAMOS. La Ciudad de los Portales.

El pueblo mágico que se viste de elegancia, sosiego y belleza del estado mexicano de Sonora



Álamos. Edo. de Sonora, México Noviembre 2011

....Muchas veces
a mis grandes amigos Antonio y Liliana, una pareja méxico-valenciana y  bien conocedores de esta zona de México, les  escuchaba con vehemencia cada vez que me hablaban de la belleza y encanto de Álamos.

Era un lugar que tenía en mente. Al igual que el boca a boca de un amigo funciona cuando te aconseja un producto, a veces también funciona cuando se trata de un lugar.
Pues aquí me presenté por estar unas horas desde Navojoa. Una localidad a 50 kilómetros y casi u
na hora aproximadamente en bus.
Álamos es junto con Magdalena de Quino los únicos Pueblos Mágicos del Estado de Sonora.

Bajo este concepto de "Pueblo Mágico" se encuadran los 83 pueblos que hasta la actualidad han sido declarados como tales por parte de la Secretaria de Turismo de México en base a su arquitectura, conservación de costumbres y tradiciones, y la riqueza cultural e histórica que encierran.
 

En el caso de Álamos, estamos ante unos de los pueblos más señoriales que puede encontrar el viajero en toda la República Mexicana. Si, su aspecto pulcro, limpio e inmaculado te sorprende en cuanto pisas sus baldosadas calles. Todo un entramado de hexágonos entrelazados en perfecta armonía, tapiza toda las calzadas del pueblo.

No es de extrañar que sea conocido como la Ciudad de los Portales. Los hay por todos los lados. Una arquitectura colonial como muchos pueblos mexicanos que se forjaron por el esplendor de la minería de plata.

Muchas fachadas son blancas y escoltadas por las flores de buganvilias que le dan un contraste singular. Otras de tonos pastel y también las hay de mampostería.



Aunque breve mi visita, fue suficiente, ya que se puede caminar muy bien por todo el pueblo. "Callejonear" la mayoría de las calles y entretenerse con todos los detalles si os gusta la arquitectura.
Darse un recorrido por el Paseo del Chalatón, La Alameda y el Callejón del Beso es imprescindible además de la Plaza de Armas.


Me hubiera gustado ver alguna casona particular por dentro, pero me las imagino muchas de ellas con una patio interior tipo andaluz y con su fuentecita en medio. Pero si os quedais con las ganas, id al menos al Hotel Hacienda de los Santos.
Se puede entrar al vestíbulo para hacerse una idea. Muchos hoteles son antiguas casa señoriales reconvertidas para el hospedaje y que la verdad dormir en ellas no es nada barato precisamente.

Como curiosidad, de Álamos era María Félix. Considerada como una de las máximas figuras femeninas de la época de oro del cine mexicano. De hecho la que fue su casa, es hoy en día un museo-hotel, y es visitable.
 

Siendo sábado tuve la suerte de ver el ambiente que había en su Plaza de Armas. La plaza central donde se ubica el Templo de la Purísima Concepción y un quiosco ornamental en centro  de la plaza rodeado por un cuidado jardín. Seguro que veís niños jugando, vendedores de globos y exbraceros¹ descansando en los bancos. Si teneís ganas de "plática" os pueden contar miles de historias de su periodo laboral el vecino país del norte.
Si os da por entrar en la iglesia, seguro que antes de entrar, veis numerosas amonestaciones de novios que van a contraer matrimonio próximamente. Rodeando el jardín, muchos puestos de comida para degustar la gastromía local y barata. En muchos de ellos se puede leer: «Tostitos, pico de gallo, diablitos, elotes² y raspados³ de cualquier fruta».
Del mismo modo, hamburguesas y perritos calientes versión sonorense, es decir, "con todo" (así pedidlo y con su chile caribe). La mayoría de estos puestos son  camionetas y coches descapotables convertibles a puestos de comida ambulante y que por descontado habrán recorrido muchos pueblos en época de feria y fiestas locales.
 

Sonora es una buena zona para conseguir artesanía de palo-fierro, una madera noble propia del Estado y muy valorada. Aquí en Álamos también se puede obtener a buen precio en cualquiera de los puestos de artesanía que hay bajo los arcos de los edificios adyacentes a la plaza. En mi caso, aún conservo en mi cocina el moledor de palo-fierro en forma de cactus para moler  chiltepines.
Los chiltepines es el «oro rojo» del Estado de Sonora. Unos diminutos granos que pican como demonios. Moliendo tan solo uno para echarlo en cualquier sopa, te retraerá a este Estado y además te recordará lo útil que es tener a punto siempre una cerveza fría en la nevera. En Sonora hay una frase que lo dice todo:

“Puede faltar la carne, pero nunca el chiltepín”

Nos os podeís ir de Álamos sin entrar en una cantina. En realidad lo aplicaría para cualquier pueblo mexicano y cuanto más norteño mejor. En Álamos estas dos: El Casino Señorial y la Cantina Amigo del Pueblo. En ambas todavía se puede leer antes de entrar: «Prohibida la entrada de uniformados, mujeres, niños y boleros».

Os pedís  un caballito de bacanora que no es más que un chupito de un mezcal de la zona, y si teneis suerte, coincidiréis  con algún trío de banda de norteños que a ritmo de acordeón guitarra y tololoche⁴ te pueda amenizar el momento.
A mi además me coincidió con las horas previas del combate de boxeo entre el mexicano Márquez y el filipino Pacquiao. Más no se podía pedir como colofón. Expectación no faltaba.

Se me hacía de noche, y me llegó el momento de regresar a la parada del bus Albatros para volver a Navojoa.

No entonaré el famoso "y volver, volver, voooolver" pero seguro que volveré. Son de esas
veces que me ocurre cuando visito un lugar, estás a gusto, y siempre te queda el presentimiento de regresar en alguna otra ocasión.

Si se cumple
la dicha, será buena ocasión para conocer también otros lugares cercanos como el pueblo fantasma de La Aduana y la biodeversidad natural de la Sierra de Álamos y la Laguna de Cuchujaqui.
Y acabaré este relato como lo empecé, si mis amigos Antonio y Liliana me dicen que he de conocer esos sitios, allí me plantaré....


Glosario:
(1) Exbracero: Exjornalero que en día fue a trabajar de manera temporal al campo en Estados Unidos.
(2) Elote: Mazorca de maíz
(3) Raspado: Granizado que se añade un jarabe con sabor de alguna fruta.
(4) Tololoche:
instrumento tradicional del norte de México de gran tamaño, parecido al contrabajo que se toca sin arco y se puntea con los dedos 



By Carlos Martinez ©

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástica entrada!!

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Bueno, Carlos, pues un perfecto paseo (rápido pero ameno) por Álamos. Sin duda, se merece ese apelativo tan especial de 'pueblo mágico'. Tu nos lo corroboras. Un abrazo (Te veo 'lanzao' a la hora de escribir. Será breve).